...::; a:Ditoday ;::...

  • Full Screen
  • Wide Screen
  • Narrow Screen
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

La Ratonera

Correo electrónico Imprimir PDF

AliciaHoy no hay teatro, a pesar del titular de la columna.

 Y no es que haya tenido una revelación.

Pero a veces sí creo que estoy en un sueño. Un atisbo de visión reiterativa que poco a poco se torna en pesadilla: más allá de mi Baúl hay una Ratonera sin salida. Asfixiante, histérica, ruidosa, insoportable.... Y rara.

No sé cómo, ni por qué exactamente, pero a veces -a menudo- me introduzco en ella voluntariamente, y me encuentro como Alicia en el País de las Desgracias, no sé si precipitándome por una madriguera o a través del “otro lado del espejo”, dentro un mundo que no me corresponde, que no comprendo del todo, pero del que no puedo escapar.

Visto así, tal cual, resulta innegable que debo ser tonta de remate. Pues ya tengo, como todo hijo de vecino, bastantes sinsabores para resolver en mis propios baúles. Pero algo mágico me abduce hacia la Ratonera.

Por ella pululan conejos, sombrereros, orugas, gatos, reinas de corazones, juegos de ajedrez, y un sin fin de locuras más que retuercen la lógica hasta hacerla inexpugnable o inexistente, y eso me inquieta bastante, pues la cordura, junto con la memoria, son regalos impagables.

La Ratonera es un recinto cerrado, en el que todos los ratones que la habitan -pequeños, grandes y gigantes- parecen transitar perdidos, y por lo tanto, me pierdo con ellos y entre ellos con una facilidad pasmosa. Corren y corren en círculos concéntricos, y al igual que el Conejo Blanco, miran constantemente un reloj y se muestran angustiados por el inexorable paso del tiempo, su aparente enemigo.

En ese recinto, pantallas digitales emiten constantemente noticias, y más noticias. Y estadísticas, y más estadísticas. Se difunden de manera rotativa y cíclica, a modo de letanía, de manera que al cabo de un tiempo acabas completamente aturdida, confundida, ofuscada.

Los ratones más pequeños (RP) dependen de los ratones grandes (RG), pues son éstos últimos quienes se agencian el queso a través de los roedores gigantes (RGG), y lo distribuyen a su voluntad y libre arbitrio entre los pequeños, ya que necesitan que éstos, además de correr mirando el reloj, no se mueran. Porque si se murieran de inanición los RP, los RG se quedarían sin utilidad en la Ratonera, y por tanto sin poder inmediato. O sea, sin queso.

A cambio de la despótica distribución del queso, los RP pagan a los RG almacenando los restos del alimento que los RG determinan, mantienen la Ratonera en condiciones higiénicas, y les limpian los parásitosde manera concienzuda. Resumiendo, trabajan rendidamente para ellos, pero no me queda claro quién cobra por ello...

Mientras tanto, los RG obedecen a unos pocos gigantes, los ya nombrados RGG, auténticos reyes de la Ratonera, que habitan un lugar especial, privilegiado y vallado: conocen la puerta de salida para robar el queso impunemente en el mundo exterior y pueden evadirse. De hecho, los RGG son muy importantes en el mundo exterior y forman parte de él: las criaturas variopintas de mi sueño creen que los RGG tienen el Oráculo de la Verdad. Y quieren que tengan suficiente queso. Por lo tanto, son los RGG quienes no solamente otorgan el queso a la Ratonera, sino quienes deciden cuándo, cuánto, y qué clase de queso se reparte.

También son los RGG quienes activan las emisiones de las pantallas. A medida que pasa el tiempo, con mayor velocidad. Creo que es una técnica de control mental a través de saturación neuronal de los RP. De ese modo, los RP emiten una cantidad de ruido sinigual, hasta que se quedan mudos, y vuelven a empezar.

En esas circunstancias del sueño, parece fácil comprender lo que ocurre en la Ratonera, aunque sea extraño y onírico: se trata de una cuestión de estructura jerárquica, como el ejército de naipes de la Reina de Corazones.

Pero he aquí lo más descabellado de este disparate: para que haya queso, hace falta leche. Y es un gato, el Gato de Cheshire, que tiene la virtud de aparecer y desaparecer en un segundo y cuando le venga en gana sin dar más explicaciones, quien determina que vale la pena seguir fabricando queso para los ratones, porque es él quien paga a tocateja la leche. Y sin leche, no hay queso, y sin queso, los ratones se mueren. Y ese maldito gato paga cada vez menos leche: cree que el Oráculo de la Verdad de los RGG no tiene ya suficiente interés en el mundo exterior.

Así que los RGG demuestran cada vez menor apego a la ratonera, cada vez reparten menos queso, cada vez tienen menos leche, y como también miran el reloj con insistencia, le ruegan encarecidamente a una Oruga azul, que tiene un máster en transformaciones súbitas, que les ayude a mutar su identidad, y pasar de ser ratones gigantes (RGG) a ser tiburones en una pecera de plasma (TP). O sea, quieren cambiar de sueño.

Ante todo este jaleo, existen RP que se unen, creyendo que muchos juntos podrían plantarse ante un RG con el fin de un reparto más equitativo del queso, lo cual parece razonable. Pero normalmente no hay una organización que les resulte operativa, se dispersan, no se comunican, siguen dando vueltas con el reloj, y algunas veces incluso el ratón pequeño cabecilla (RPC) se une al RG para obtener más queso a escondidas.

En otras ocasiones, hay RP inéditos (RPI), quizás fruto de una evolución, que no están aturdidos, a pesar de las emisiones de las pantallas, y de verdad desean, quieren y anhelan, cambiar el status quo de la Ratonera. Concretamente, buscan el camino que abra la puerta más allá del queso.

Estos RPI se reúnen en algunos rincones, intentando procesar tantas noticias y estadísticas sin abrumarse, y aportando ideas, reflexiones, soluciones. Suelen conocer bastante bien las respuestas y necesidades de los RG, de los RPC y hasta de los RGG. Pero sus reclamos caen sobre la arena de la Ratonera como pompas de jabón, pues los ruidos y las carreras siguen aturdiendo a los demás RP.

Me he fijado que los RPI no interesan a los avariciosos RPC, vendidos por un pedazo de queso más grande, ni a los RP profundamente amargados, ni a los RP cobardes, por lo que con cierta frecuencia se les bombardea con rumores, mentiras y manipulaciones sobre ellos y sus actividades, que se extienden como pólvora por la Ratonera, con el fin de neutralizar sus intentos de apertura, haciéndoles pasar en el mejor de los casos por el Sombrerero loco.

En estos circunstancias, y como consecuencia algunas veces del veneno de la rumorología vana, se desprecian lugares de encuentro que podrían ser no solamente valiosos para todos los RP, sino de gran ayuda para ellos si concentraran sus esfuerzos de manera coordinada.

Cuando me parece haber despertado del sueño, no dejo de pensar en que lo importante para los RP es salir de la Ratonera, a toda costa, aunque luego cada ratón tome su propio camino. No solamente por la esclavitud de sus barrotes, sino porque el gato ya no compra leche... Y su supervivencia depende del queso de los RGG, de momento.

Así que o un número suficiente de RP logran romper la estructura, sin contar jamás con los RPC, o un grupo de RPI logra colarse por la rendija a su libre albedrío, y que el Sombrerero Loco los proteja.

A mí me parece que no hay más.

Cualquier nueva estructura posible debería estar fuera de la Ratonera.

Para los RP y los RG, ya no es pan para hoy y hambre para mañana.

Es hambre hoy, y extinción para dentro de dos horas.

Y creo que lo saben.

Por eso miran el reloj.

Un día, dentro del sueño, tengo que contárselo a los RP, por si les interesa saber cómo se ve desde fuera la Ratonera. Aunque en el sueño yo también sea un ratón.

 

Tema musical para La Ratonera:

White Rabbit (Jefferson Airplane)

Versión por los subtítulos:

Versión por las imágenes:

 

BANDOLERARosy (Bandolera), desde Barcelona.

 

El video

EUROmodul stand TRANSFORMER 7 Abril 2013 Video Portada
EUROmodul stand TRANSFORMER
Leer más 0 Comentarios 5144 Lecturas
 
 

Lo que se comenta...

 

Regístrate en a:Ditoday

a:Ditoday

 

Regístrateen a:Ditoday y tendrás acceso al resto de secciones:

 

  • Foros exclusivos
  • Noticias adicionales
  • Participación en encuestas
  • Acceso a bases de datos

 

Para registrarte en a:Ditoday tan sólo necesitas una cuenta de e-mail válida.

 

Ya nos sigues?También puedes seguirnos en Twitter, en FaceBook y en Google +1