...::; a:Ditoday ;::...

  • Full Screen
  • Wide Screen
  • Narrow Screen
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

La Técnica del Samurai

Correo electrónico Imprimir PDF

Samurai with weapons - Kusakabe, Kimbei, 1841-1934Manual Samurai Capítulo 3 - La técnica del Samurai

Había pasado una semana desde que padre e hijo se abrazaran para sellar el primer paso en la madurez Samurai de Kan. La puesta en marcha de la creación de su guardia personal de Siete Samurais.

Estos siete días Kan se había pasado preguntando a todos sus amigos si querían convertirse en Samurais, pero sólo uno, su más íntimo amigo Goku se había unido a él.

El pesar de Kan era profundo, él sabía que no había nada más maravilloso en este mundo que ser un Samurai, la exquisita habilidad, la pureza de espíritu y el desahogo económico que vivían era lo que todo el mundo buscaba alcanzar. Pero parecía que el joven aprendiz de Samurai no era capaz de convencer a nadie de que el suyo era el mejor camino para alcanzar esas metas.

Así que apesadumbrado decidió preguntar a su padre. En ese momento su padre tenía un enorme ejército de Samurais, todos perfectamente entrenados. Un ejército capaz de trabajar en equipo como si de una sola persona se tratara.

Kan fue a ver a su padre Kazo y se encontró con que estaba hablando a todo su ejército. Estos estaban en formación, por columnas de Siete. El número perfecto.

Eran cientos de Samurais todos en perfecta formación. Sus limpias armaduras relucían frente al claro sol. En el mango de sus espadas katanas, envainadas en su cintura, lucían sus cargos y méritos. Adornos de oro, plata y diamantes lucían por doquier. Sus miradas seguras reflejaban una formación perfecta y años de experiencia acumulada.

La voz de su padre recorría las filas llenándolas de orgullo mientras cientos de miradas de respeto y admiración se dirigían al unísono hacia su general. La voz cálida, grave y penetrante de su padre cesó y al unísono surgió un grito de victoria de la garganta de los Samurais.

Kazo se retiró mientras Aki, el primero de su guardia personal de Siete Samurais tomaba el mando de la reunión y dejaba que el viejo Samurai descansara.
En menos de un momento, Kan sintió la mano de su padre en su hombro, señal de que tenía que estar más alerta y ser más rápido. El día que él fuera capaz de poner su mano primero en el hombro de su padre, ese día sería todo un Samurai. Mientras tanto sólo era un aprendiz.

- Padre, he fallado! - pronunció por fin el joven Samurai - no he podido crear mi guardia personal de Siete Samurais, no puedo alcanzar la fuerza del equipo. Sólo mi amigo Goku se ha unido a mí y sé que sólo ha sido por amistad.

- Hijo, no has fallado - la mirada de Kazo comunicaba comprensión, él había pasado por lo mismo hacía mucho tiempo - sólo has empezado, y todavía te falta mucho por aprender.

- Sí padre, pero yo he hablado con todos mis amigos, les he contado las maravillas que haceis tú y tus Samurais, el espíritu de trabajo en equipo, el honor... todo! y sabes lo que he conseguido? - el rostro de Kan se enrojeció de vergüenza e ira - Me miran con cara extraña, me dicen que eso no es posible, ¡Qué son cuentos e ilusiones de un crío! Pero yo sé que es verdad, lo he visto con mis propios ojos y hay cosas que ya se hacer. ¿Cómo puedo convencerles padre? ¿Cómo puedo hacer que se unan a mí?

Kan guardó silencio, su padre le miró y vio en sus ojos una mirada de fe absoluta. Naturalmente Kazo, como padre suyo, podría hacer el trabajo por él, reclutar y adiestrar a esos Siete Samurais, pero entonces su hijo no aprendería. No, debía ser él mismo quien lo hiciera, y el viejo Samurai debía enseñarle el camino a su hijo igual que con cada uno de los cientos de soldados Samurais que había formado durante todos estos años.

- Hijo, con cuántas personas has hablado?

- Con muchas padre. Quince, quizás veinte.

- Y de veinte personas has conseguido que una, Goku, diera el primer paso para convertirse en Samurai?

- Sí padre... pero me faltan seis.

- Pues has tenido éxito mi querido Kan, aun sin saber trabajar correctamente. Acuérdate de la historia de los pescadores de ostras, Stauros para conseguir sus siete ostras con perla necesitó pescar cien ostras. Así, para conseguir a tus Siete Samurais tendrás que hablar con más de cien personas.

- Son muchas padre... sin embargo lo haré, hoy mismo lo haré!

- No debes precipitarte hijo. Si hablases todos los días con tanta gente descuidarías tus obligaciones. Lo primero que debes hacer es organizarte. Fija un horario. Reparte tu tiempo a lo largo del día. Dedica unas horas a hablar a la gente sobre las ventajas de ser Samurai, otras a practicar tus habilidades, otras a adquirir habilidades nuevas, otras a enseñar lo que sabes a tu equipo y por último acuérdate de descansar para recuperar fuerzas. A última hora del día haz un balance del día. Analiza lo que has hecho y medita sobre cómo podías haberlo hecho mejor. Y lo más importante, el último día de la semana analiza todo lo que has hecho y busca los defectos o fallos que puedas encontrar en tus actos, tu forma de actuar y de pensar. Anótalos y haz un plan de acción para remediarlos la semana siguiente. El Samurai ha de intentar ser cada vez mejor!

- Si me fijo un horario - dijo pensativo el hijo - podré actuar más eficientemente y me costará menos ponerme a hacer las cosas, porque la propia fuerza de la costumbre me empujará a hacer esa tarea. ¿No es así padre?

- Exacto hijo - El viejo Samurai estaba muy orgulloso de su hijo, con sólo doce años ya era toda una promesa. Aprendía muy rápidamente y ponía todo de su parte para que así fuera. Sin duda algún día superaría en méritos a su padre. Ese sería el mejor regalo que Kan pudiera hacerle a su anciano padre.

- A partir de ahora me organizaré. Y me pondré pequeños objetivos que cumplir. Así cuando los alcance sabré que he actuado correctamente.

- Sabes como se caminan mil leguas hijo mío?

- No, eso es mucha distancia ¿Cómo?

- Pues paso a paso, mil leguas no son más que muchos pequeños pasos que unidos hacen una distancia descomunal. La única forma de recorrerla es un paso detrás de otro. Si lo hacemos así, dividiendo la distancia a recorrer en noventa días y cada día en ocho horas de camino, y cada hora en sesenta minutos... descubriremos que sólo habremos de dar cinco pasos en un minuto durante tres meses para llegar a recorrer mil leguas. ¿Te parece mucho dar cinco pasos en un minuto?

- No padre! - dijo riéndose el aprendiz de Samurai - ¡Es muy fácil dar cinco pasos en un minuto! ¡¡¡Mira como los doy!!! - Y levantándose dio cinco pasos, se dio la vuelta y dio otros cinco pasos hacia su padre - Ves diez pasos en un minuto y todavía tengo tiempo para descansar!!!

- Pues de esta misma forma habrás de trabajar querido hijo, poco a poco, organizadamente y sin pausa. Hazlo así y en menos tiempo de lo que crees tendrás tu propio equipo de Siete Samurais!

EL MANUAL SAMURAI ES UN LIBRO ESCRITO EN 1998 POR EL MAESTRO FENIX

Usted es Libre de Distrubir Gratuitamente el Manual Samurai siempre que cite a su Autor
El Manual Samurai ha sido leído por Más de 40 Millones de Vidas y ha Salvado a Más de 10,000 Personas del Suicidio. Compártelo, Regálalo y Salva Vidas!

miguel_bustilloMiguel Bustillo - kioskero

 

El video

EUROmodul stand TRANSFORMER 7 Abril 2013 Video Portada
EUROmodul stand TRANSFORMER
Leer más 0 Comentarios 4704 Lecturas
 
 

Lo que se comenta...

 

Regístrate en a:Ditoday

a:Ditoday

 

Regístrateen a:Ditoday y tendrás acceso al resto de secciones:

 

  • Foros exclusivos
  • Noticias adicionales
  • Participación en encuestas
  • Acceso a bases de datos

 

Para registrarte en a:Ditoday tan sólo necesitas una cuenta de e-mail válida.

 

Ya nos sigues?También puedes seguirnos en Twitter, en FaceBook y en Google +1