...::; a:Ditoday ;::...

  • Full Screen
  • Wide Screen
  • Narrow Screen
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Grazia: La gota que colma el vaso

Correo electrónico Imprimir PDF

¡Menudo revuelo el que se ha armado tras el célebre anuncio en la página trece de la revista Grazia! ¿No puede parecer incluso un poco desproporcionada la respuesta de la red de ventas?

No es solo por ese pequeño anuncio, no. No es solo eso.

Pero es que sacar al mercado un catálogo, perdón, revista, con anuncios de más de diez mil euros/página al módico precio de un euro y esperar a que te lo distribuyan “con gran ilusión y cariño” ya parece algo ilusorio.

grazia

Para un PVP de un euro tenemos una base imponible de noventa y seis céntimos que es de donde sacamos nuestro margen comercial y que en la mayoría de los casos es de un veinte por ciento. Quiero decir que, para que coloque su revista con anuncios de diez mil euros/página, el editor está dispuesto a abonar al vendedor poco más de diecinueve céntimos por ejemplar. Si decidiese entregar su catálogo-revista con esas dimensiones por medio de buzoneo, nadie se la distribuiría por menos de setenta céntimos por ejemplar buzoneado.

Pero es que además los grandes editores han construido el sistema perfecto, por el cual el vendedor, además de recibir auténtica limosna, debe asumir los gastos de distribución hasta su punto de venta. Ahora vete a una empresa de buzoneo y dile que tiene que pagar los costes de transporte de tu catálogo…

Este sistema perfecto, en el que los vendedores asumimos estos costes, conlleva además la perversidad de evitar el acceso de pequeños editores (ellos sí que pagan por distribución) que son literalmente “fusilados” por sus -distribuidoras pantalla- con lo que de camino evitamos la competencia de los incómodos pequeños editores.

Los portes o costes de distribución:

Para que se entienda de qué estamos hablando, voy a poner dos pequeños ejemplos; pedir bolsas de plástico a una empresa de Pontevedra o consumibles informáticos a otra en Huesca, conlleva para mí menores costes por gastos de envío (por día de distribución) que las revistas que recibo desde un polígono de mi ciudad (Sevilla).

Con esto ya podemos deducir que por un lado tenemos una revista-catálogo que deja diecinueve céntimos, pero que conlleva unos costes de envío que minoran en una cantidad muy importante este beneficio. Como se puede entender, he recibido con gran ilusión la revista Grazia.

En el famoso anuncio en el que ofrecen evitar la molestia de bajar al quiosco -ya, ya sé lo de las disculpas- además de un descuento de un quince por ciento, dejan la revista servida en casita. Si de verdad quiere hacer un ejercicio de disculpa, ofrezca levantar la mano a los vendedores que estén dispuestos a reducir su margen comercial a este porcentaje pero sin gastos de distribución. Le puedo asegurar que las manos no dejarán ver el cielo – Advirtiendo, eso sí, para el que quiera entender otra cosa, que lo quiero todo; margen y sin portes-

Los márgenes:

Haciendo una comparativa muy sencilla de lo exiguo que son los márgenes en las revistas, basta con acudir a un hipermercado o supermercado. Una lata de Coca-Cola que es un artículo de máximo consumo, puede comprarla en el más barato de ellos a no menos de cincuenta y cinco céntimos. Es la misma lata que me traen a mi punto de venta a cuarenta y dos céntimos (IVA+RE+Punto limpio y portes, por supuesto, incluidos).

Base Imponible de la lata en centro comercial: cincuenta céntimos.
Margen del centro comercial para una lata: dieciséis por ciento.

Esto suponiendo que este centro comercial compre el producto al mismo precio que un simple quiosco (ese al que nadie debería molestarse en acudir), cosa que evidentemente dudo bastante.

Un producto de venta masiva que puede vender en un solo día en España más unidades que cualquier publicación en la suma de su existencia, tiene casi el mismo margen que cualquiera de esas revistas que se atreve, además, a denigrar a sus distribuidores, no solo por el anuncio sino por el descuento que ofrece.

Márgenes exiguos y costes de suministro carísimos. Creo que ya que marcan el PVP deberían asumir todos los costes hasta el punto de venta, eso sería lo justo, eso sería lo honesto.

Los vendedores podemos morir lelos, mendigar, o también lo contrario: reivindicar algo que es de justicia; como es obligar a pagar lo que son gastos propios del editor: esto es la asunción de los costes de distribución para productos con el PVP marcado. Quien no pueda pagarlos tiene dos opciones, la de desaparecer o la de dejar que sea el punto de venta quien marque el PVP.

Para terminar y no dejar esto como una simple (otra) rabieta, creo que para los vendedores, asociaciones, confederaciones y demás ejércitos del mundo, que ha llegado el momento de atacar directamente a estos grandes editores, aplastar su negocio publicitario, desencartando, desbrozando, separando muestras publicitarias… Y por supuesto hacer llegar al que paga su publicidad el riesgo que conlleva su inversión. Hoy con Internet es más posible que nunca.

¿Ha llegado el momento o esperamos a que se extinga la llama?

Alenvedi Enrique Diaz (Alenvedi) desde Sevilla

 

El video

EUROmodul stand TRANSFORMER 7 Abril 2013 Video Portada
EUROmodul stand TRANSFORMER
Leer más 0 Comentarios 4877 Lecturas
 
 

Lo que se comenta...

 

Regístrate en a:Ditoday

a:Ditoday

 

Regístrateen a:Ditoday y tendrás acceso al resto de secciones:

 

  • Foros exclusivos
  • Noticias adicionales
  • Participación en encuestas
  • Acceso a bases de datos

 

Para registrarte en a:Ditoday tan sólo necesitas una cuenta de e-mail válida.

 

Ya nos sigues?También puedes seguirnos en Twitter, en FaceBook y en Google +1