La depresión de Don Diego

Imprimir

BANDOLERAAhora que observo a mis pequeñas criaturas danzando solas por la red, sin poder ejercer mi maniática costumbre de decirles en el escenario qué tienen que hacer y cómo, las percibo de otra manera. Más vivas que nunca, seguramente, liberadas por fin de tener que abducir a alguien que les ponga voz y figura, y sobre todo, liberadas de mí...

Es una sensación un tanto extraña. No voy a decir que tenga celos ni nada por el estilo, pero eso de que no me miren con ojos interrogantes para saber qué tal lo están haciendo me deja un poco perpleja. En resumidas cuentas: me temo que están empezando a pasar de mí.

Imagino que debe preocuparme, pero todavía estoy en fase de aprehensión. Me parece a mí que desde que se presentan en esta columna, en el Baúl hay demasiadas reuniones clandestinas a las que no soy invitada.... Y no puedo negar que me inquieta.

Me doy cuenta, por ejemplo, de que siempre las tuve calificadas como topicazos de tomo y lomo, sujetas únicamente a las aristas de su propio papel. Y ahora resulta que vislumbro retazos de individualidad en ellas... Leo, releo, y me invade la sensación de que son ellas quienes utilizan al tópico, y no al revés. Y de que utilizando al tópico, no sólo encuentran algo que decir, sino que son ellas quienes deciden qué es lo que quieren decir. O sea, estoy empezando a sospechar que son ellas quienes me utilizan a mí...

Y estando por aquí no puedo obviar que se me ha ocurrido pensar qué pasaría si yo fuera una Distribuidora cualquiera, y ellos quiosqueros....

En fin, ya parece que empiezo a sumirme en el dilema del padre Benito (¿Os dais cuenta de lo que os estaba diciendo??), así que voy a racionalizar absolutamente a nuestro personaje de hoy, y de ahí, al Baúl directamente. Os lo ruego: no le deis ni una pizca de cancha.

Y para situarlo en su correcta arista, os comentaré que el papel da juego para multitud de acentos y aspectos. Lo he visto representar con un "ceceo" exagerado, un poco sopas y regalando saltitos encantadores (Jaime, gracias y bravo por tu increíble representación, queda grabada para la posteridad). Así que UTILIZADLO a vuestro antojo.

¡Y ahora, señoras y señores, con ustedes el intrépido, el admirado, el mundialmente conocido..... Don Diego, el "Zorro"!

(Se abre telón)

 

PERSONAJE: DON DIEGO, "EL ZORRO" 

DISFRAZ: Sombrero de "El Zorro", antifaz de el "Zorro", capa negra, guantes negros, florete, bigotillo.
COMPLEMENTOS: Un cactus del desierto.
TEMA MUSICAL: Ay, Jalisco, no te rajes (versión de Lola Beltrán)

 

TEXTO BASE DE "EL ZORRO":

Buenos días, caballeros, estimadas señoras y señoritas (Saluda con el sombrero).

Mi verdadero nombre es Don Diego, pero el pueblo me conoce con un nombre infalible, y ese es: ¡¡El Zorro!! (Desenvaina florete, sube la música unos segundos).

(Con cierta preocupación, bajando la cabeza)
Sinceramente, esto de llevar una doble vida creo que me está afectando en demasía, y últimamente, más que El Zorro, parezco una marmota....

(Con pasión , levanta su florete)
¡¡Y es que, en tres segundos, debo transformarme radicalmente, y pasar de ser un inútil y flemático noble, más soso que una calabaza, a actuar como el intrépido salvador del Pueblo, orlado con antifaz y escurridizo como una anguila!!

¿¿Comprenden cuál es mi auténtico drama interior??

Total, que al final me he estresado con tanto cambio de personalidad, con tanto corre ve y salta, con tanto quita y pon el antifaz, y hay momentos en los que ya no sé si debo aceptar la copa de vino en una recepción, o desenvainar virtuosamente mi florete....

(Con gran pesar)
¡Es más! Confundo a las dos novias, ya no sé lo que le he contado a cada una, y sufro lo indecible.... ¡Una barbaridad!

(Con incredulidad)
El otro día mismo, le dí un susto de muerte a la mujer del gobernador, que aunque cursi hasta la náusea, no se merecía el estocazo que acabó partiendo su delicada bandeja de delicatessen....

(Casi llorando)
La verdad, ya no puedo más.... El médico dice que tengo depresión, y me recomienda una cura de baños... (Vuelve la pasión) ¡¡A mí!!  ¡¡¡Al Zorro!!! ¡¡¡¡Al héroe méxico-californiano más famoso de todos los tiempos!!!!

(Levanta los brazos)
¡¡¡Dónde, dónde me tengo que ver!!!

En fin, distinguido público, me adentro en el desierto, a meditar sobre mi auténtico yo... (De nuevo el famoso cactus).

Todo sea que le den morcilla al Zorro, y me convierta en Pancho Villa, que aunque es bastante más basto, por lo menos.... sabe donde está.

Salud, queridos amigos, y hasta más ver, aunque el destino, y no yo, sabrá con qué apariencia...

¡¡Hacia la justicia, y más allaaa!!!
(Sale casi trotando, florete en alto)



 

Comentarios de los lectores

NickFechaComentario
BANDOLERA 01-12-2009 Jajajaj!! Vale,Meditalinda, pero que quede clara la autoría(aunque a este paso, como ves, los ingratos irán por su cuenta..:). Saludos.
Meditalind@ 01-12-2009 Ya estoy viendo a alguno con el disfraz, antifaz espada y capa, copio y pego y se lo doy este finde para que cumpla con la prenda. Felicidades Bandolera 0|-
BANDOLERA 01-12-2009 ¡Jajajaja!! Sí, esa es otra de las lecturas, ya lo pensé. Mucha sgracias, jan.
jan 01-12-2009 Pobre Don Diego! Si parece que sufra de la esquizofrenia propia de nuestra época...que con tantos chats, foros y nicks parece que uno ya no sabe quién es en realidad.
Muy divertido, este papel.
BANDOLERA 30-11-2009 Kioskero, es el tercer mensaje que intento mandarte (véase anteriores en blanco), así que me cargo las comillas y el apóstrofe, a ver qué pasa... Te decía que: ¿Duelo??... Eso era en Dartagnan, pero en todo caso, seguro que moi saldría touchée avec vous. Gracias por venir a verme (bueno, a mis niños). Un saludote.
BANDOLERA 30-11-2009
BANDOLERA 30-11-2009
BANDOLERA 30-11-2009 Haddock, todo es seguir intentándolo. Un abrazo.
BANDOLERA 30-11-2009 Alenvedi, qué precioso comentario... Gracias, y ves pensando en pasarte a la literatura.¡Ah! ¡Y a ese amigo no lo pierdo!! :XD.
kioskero 30-11-2009 Redios Bandolera.
En garde.
Haddock 30-11-2009 Hola Bandolera, los quiosqueros, desgraciadamente, somos bastante más manejables que tus queridos personajes, así que si el dilema se diese en este mundo bastante más real, lo tendrías sin lugar a dudas más fácil ponerlos en redil. Un abrazo.
Alenvedi 30-11-2009 Bandolera al final tendrás que resolver el dilema de dejar tus personajes en el baúl, calentitos e ingenuos o sacarlos a la red, donde aprenden demasiado rápido. Es más mucho me temo que cuando te dispones a recogerlos para darle merecido cobijo, ya te la han jugado y lo que introduces en el baúl no es más que una vulgar réplica, mientras los auténticos pululan libres por el ancho océano de la red. Mas no te extrañe que algún día vuelvan todos unidos y gozosos y te pidan derechos y mejoras, vamos que te veo desempolvado los sombreros, cambiando los raidos tarjes escénicos e incluso sustituyendo la oxidada espada del último personaje liberado. Eso si, en caso de que decidas dejarlos en el baúl ya te adelanto que pierdes al menos un amigo. Un saludo y enhorabuena por la pieza teatral y por supuesto por la inteligente introducción.