El Sargento Vicente o la búsqueda del propio sentido

Imprimir

BANDOELRAYa sé que los asuntos del devenir jamás pueden afirmarse, pero las postreras reacciones de las criaturas a mi patética situación emocional en las últimas dos semanas han resultado ser tan increíblemente sorprendentes, contundentes y manifiestas, que deduzco por ellas que ya debo haber tocado fondo en mi propio desconsuelo....

Toco de paso madera, y prosigo.

Recordaréis, espero, las risitas del Baúl, los resplandores nocturnos, los extraños cambios espontáneos en los atrezzos y, sobre todo, la melancolía y soledad que me invaden al sentir que "ellos" empiezan a escribir su propio destino, sin contar conmigo en lo más mínimo.

La aleación resultante entre esta evolución in crescendo y un estrés laboral objetivo forjó su previsible resultado: servidora estaba completamente derrotada.

Como consecuencia directa del desastre, ya no me importaba el Baúl, ya no ponía la manta, ya no me inquietaban las risas, ya me daba igual si Fulano llevaba un nuevo sombrero a lo Rococó o si Mengano aprendía a cantar ópera china... En resumidas cuentas: realizaba mis tareas básicas de rutina con mirada opaca, daba las buenas noches, y punto.

Mi absoluta y triste rendición a la evidencia de mi incompetencia vital debió sacudir algo grave en las reuniones clandestinas del Baúl... Tan grave, que las criaturas han dado un giro inesperado (¿Y continuado, me pregunto?) a esta pequeña e inacabable historia.

Por lo menos, esa ha sido mi dantesca conclusión frente a los siguientes sucesos:

Hace unos días, apenas aporreé el despertador impenitente, "alguien" había depositado un flamante desayuno continental completo en la mesilla. Aunque nunca desayuno, me lo tomé obediente, para dar gasolina a mi pensamiento y no sucumbir, mientras masticaba, al pánico escénico que estaba a punto de desencadenarse.

En días subsiguientes, una fragante rosa adornaba el baño, en el salón apareció un impecable nuevo libro de Don Miguel de Unamuno, los botines estaban recién cepillados, el lavavajillas a punto, la mesa del estudio impoluta, el teclado del ordenador resplandeciente, y hasta apareció una agenda perdida tiempo ha... Por último, una caja de bombones en la cocina portaba una tarjeta escrita en "Arial": "El Baúl te echa de menos. No estés triste. Vuelve con nosotros".

En síntesis, dejando aparte el estupor y sin dramatismos añadidos, deduzco que son capaces de sentir compasión infinita... Por lo menos en lo que a mí (su supuesta creadora) respecta.

Siendo objetiva y racional, debería determinar (¡Lo sé, de verdad!) que, en realidad, el fenómeno ha empeorado notablemente con estos acontecimientos, pero qué queréis que os diga: las sorpresas han sido tan inconcebibles como gratas, y aunque servidora siga yendo de cráneo, la tensión emocional ha bajado muchos puntos con este acercamiento tan filial.

Así que aquí me tenéis, creyendo que he ganado la batalla por puro romanticismo, y sin pensar en que la guerra puede seguir en cualquier momento. Pues la situación, en el fondo, sigue siendo la misma... ¿Quién manipula a quién??

Para rematar el caramelo, os diré que Vicente se ha presentado directamente voluntario a la palestra, candidatura avalada además por una votación sindical previa del todo pacífica y ordenada en el Baúl. Dice que, además de protegerme un rato, le vendrá muy bien charlar con alguien, y nadie mejor que Vicente para dar rienda suelta a una cháchara terapéutica... Sorprendente actitud, es una monada, de verdad.

Así que... ¡Señoras y Señores, con todos Uds. el sargento más original de la Benemérita, el más patriota, el más solitario, sociable y charlatán!

¡El sargento Guardia Civil Vicente, y su afición por la gente!

¡Arriba telón, venga ese Himno!


PERSONAJE: EL SARGENTO GUARDIA CIVIL VICENTE
DISFRAZ:
Sombrero de tricornio, capa negra, bigote pequeño, guantes blancos, escopeta, porra al cinto, esposas al cinto.
COMPLEMENTOS: Un diccionario, un cactus del desierto (el de siempre).
TEMA MUSICAL: Himno de la Guardia Civil (Coro de La Benemérita)

 

TEXTO BASE GUARDIA CIVIL VICENTE:

 

(Acompañando al Himno, Vicente entra en escena levantando la mano)

¡¡Alto, ciudadanos!!

¡Saludos! ... ¡Y al suelo todos!

(Saluda a la guisa militar y empuña su escopeta).

Os habéis topado, así a lo tonto, con la Benemérita, oséase, con la autoridad pertinente, asistente y competente.

(Levantando el dedo) 
Me explico: pertinente para solicitar la documentación ahora mismo, asistente para mantener el orden público como debe, y competente para juzgar si es necesario el calabozo, propiamente, para quien resulte excesivamente impertinente.

Vaya el tema por delante, y que quede bien claro....

(Se apoya en la escopeta y suaviza el tono con animación)
Por lo demás, mi inefable ojo clínico es capaz de juzgar inmediatamente la catadura de la fauna.

Por ejemplo, y para que quede patente (Va señalando): el torerito parece valiente; el mosquetero, elocuente; el sacerdote, coherente; el del antifaz, clemente; el del Oeste, paciente; el del camello, estridente; el convicto, inteligente; el profesor, un vidente; la pilingui, diligente; y la viudita, imponente, aunque muy poco decente (*).

(*)- Variable en función del Evento y los participantes. En este caso, todos los que han sido publicados en ADIToday.

Menda mismo es... diferente, además de consistente. Y para más señas, a la vista está, da ambiente...

Por cierto, servidor y autoridad se llama Vicente, experto en clichar a la gente (Se lleva el dedo al ojo), lo cual no deja de tener su interés, y su aliciente.
¡Je, je, je....!

(Deja de apoyarse en la escopeta, sigue su tono animado) 
Cambiando de tema, está claro que últimamente los fondos no llegan al Cuerpo, y ahora en vez de parejas, patrullamos en solitario. O sea, que no hay con quien platicar... Salvo con el cactus este, poco pródigo en interacciones (Señala al famoso cactus del desierto) 

Así que, para suplir el aburrimiento de la perpetua inacción, de las palabras, con tesón, ensayo su dicción (Muestra al público su diccionario)  ¡Je, je, je! ...

Osease y resumiendo, que gracias al desierto de la crisis, soy el sargento más culto de la Benemérita. (Hincha el pecho) 

¡Pero ojo!! ¡¡Ojoooo!! ¡No nos confundamos...! 
(Levanta otra vez el dedo y señala al público). 

¡Que al primer insurgente que viole la normativa vigente, le abro un cacho expediente para que quede patente su condición disidente...! ¡Que para eso uno es patriota¡ ¡¡Y agente!!

Eso sí, aunque culto, sargento y patriota, servidor también es más pobre que las ratas.... Que aunque el honor es mi divisa, podríamos decir que en el mercado está bastante devaluada.

Y es que ni llegan los fondos al Cuerpo, ni llega el lote por Navidad, ni llega la gratificación por años de servicio, y por no llegar no llegan ni los uniformes... (Con tono de profundo hastío, levantando el brazo)  ¡Y ya sólo escribo informes y solicitudes enormes, y colecciono conformes en cartapacios deformes!

Mientras tanto, aparte de estudiar el diccionario, me estoy pensando pasarme a tráfico, que al menos cobran por comisión de multas...

(Cambio de tono repentino, espalda erguida, hincha pecho, coge la escopeta,) 
¡En fin! ¡A ver! ¡Todo el mundo firme!

Que de tanto hablar, aquí no ha presentado la documentación ni una mosca...

¡Venga, todos conmigo al cuartelillo, por silencio sospechoso!!
¡El cactus también!!

¡Y todo por la Patria!
(Sube la música, levanta escopeta, sale saludando de nuevo a la guisa militar)



Comentarios de los lectores

 

NickFechaComentario
ragumum 02-05-2010

Jajajjajaajjaj, vaya tela con Vicente ya se por que es buena gente. ¿no será el que me ordeno soplar el otro día en un control?, !atalo en corto que se te escapa por la trampilla del lado del baul y te la lia...!y ya puesto... si se escapa que le meta "caña" al Roldan para que devuelva los dineros que se llevó de la Meretérica

BANDOLERA 02-05-2010

Hola, amigos.

kioskero: Vicente tiene tu recado, y dice que como ya te conoce (¡¡Lo sabía!! Se hacen con mi ordenador por las noches...), pues que está de acuerdo contigo hasta las trancas, que está hasta el moño (perdón, el tricornio) de la inactividad, y que a mandar, que se fía del criterio de “usía” mi coronel (es que es muy discreto). Así que ya sabes, si consigo sacármelo de encima, un militante para vuestras huestes, general. Si os valgo para secretaria, me avisáis. Pero de rimar, ni hablar. Eso es cosa mía.

Rafa, tío.... Menos mal que sabemos tú y yo de qué va, porque cualquiera que te lea con el “ON” y el “OFF” te da pasaporte al frenopático. Gracias por venir, y por más cosas. Añade a Mercedes (al frenopático no, deja que se venga conmigo de compras, que hace 20 años que no tengo esa peculiar sensación.. Y oye, alguna vez nos tiene que tocar). No te preocupes, te recogeremos.

Gatito, cómo lo sabes.... Me da lo mismo que no me digas nada. Vicente lo ha entendido, y me ha escrito en la pizarra de la cocina que YES, que necesito más vigilancia y que él hará lo que pueda, pero que en un caso como el mío no acaba de mojarse. Porca Miseria... Menos mal que hay amigos que dan la cara.

Jan: Guapo, ponerse en contacto con kioskero, cada uno en su lugar parece que llegaríais a buen puerto. Lo de secretaria está todavía pendiente de condiciones... En fin, que te lo vayas mirando....

Medita: A mí también me encanta el tipo, prometido. Te aseguro que Vicente los pondría en firme... De hecho, estoy esperando ver lo que pasa en el Baúl ahora. Oye, nena... ¿Has probado hacer poesía alguna vez?? O lo que sea... Anímate y escribe algo, que igual eres la bomba.

Ignacio M. : Me Alegro de verte de nuevo. Lo dicho, a mí también me gusta Vicente. Es el más claro ejemplo de ir más allá de las apariencias. Que aunque no siempre engañan, a veces se equivocan. El tío es lo que es. Y en su papel, busca. Fíjate tú lo bien que se aprende el diccionario. Todos somos personas. Algunos con más necesidad de criterio que otros.

Un saludo, gracias por venir (eso lo dice Vicente, pero como hablo yo no le dejo rimar, que me tiene frita después de tantos días a mi lado).

Ignacio M 02-05-2010

Este tío es genial, seguro que tiene al baul al completo entretenidísimo, desprende buen rollo el tío

Meditalind@ 02-05-2010

Hol@, con Don Vicente, que es de lo más convincente, me iría yo a ver a más de un inconveniente distribuidor. Ea, que este teniente me ha hecho estar sonriente. Felicidades Bandolera, este me ha encantado

jan 30-04-2010

Más Vicentes y menos delincuentes, es lo que necesita este país para ser un poco más competente.

Saludos! 

Alenvedi 28-04-2010

Don Vicente empiece poniendo orden en ese baúl que me trae desquiciada a Bandolera.

Póngase como misión la vigilancia de esas criaturas ora traviesas, ora independientes, ora serviles y diligentes. Puesto que algo se traman, seguro que aprovechan vuestra ausencia. ¡¡Hala, y usted distraído con adverbios y un cactus indiferente!!

¡Que no Bandolera!, esta vez te quedas sin mi coment. ¡¡Que todavía recuerdo el tirón de patillas que me dedico aquel tricornio en mi juventud….!!

ragumum 28-04-2010

JAJJJAJAJ...AHORA VUELVO...OFF!!!!

ragumum 28-04-2010

ON:......  !!! HOLA!!!!

kioskero 28-04-2010

Hola bandolera, como tú solamente eres la escribiente, me gustaría decirle al sargento Vicente, que ponga mucho celo y empeño, en localizar y detener , o por lo menos localizar y señalar, tanto a los delincuentes como a los incompetentes que habitan por este gremio antes que acaben con la paciencia y la salud, de la gente decente.

Como la tarea es urgente y la labor exisgente, le pido tambien a todos los valientes, que ayuden de manera eficiente, a despejar nuestro futuro inminente, liderando y ayudando a la gente para ganarse la vida de manera decente, evitando que las lagrimas que se vertirán , se conviertan en torrente y se ahogen o desaparezcan , hasta los que son decentes.

Esta petición, aún ha sabiendas de parecer insolente, es necesario empezarla de manera inminente, por el bien de la gente inocente.

Adios bandolera y un saludo a Vicente.